Return to site

masculina 

La demencia me esta llevando a estados emocionales que jamás pensé vivir.
Disfruto solo en compañía masculina. Me muerdo los labios para no gritarle a ese cuerpo que me abraza que me penetre. 
Tengo inmensas ganas de fuego, necesito que me lo hagan, sentirme victima de manos ajenas. 
No encuentro consuelo en abrazos sinceros, en besos, en mis afectos. Me siento cada vez más sola. En esa soledad me cree un mundo en el que intento ser feliz. 
Me miro, sonrío, me miento en la cara viviendo el día a día buscando la muerte. 
Constantemente me habla ese instinto suicida y me dice ¿Por qué no? Y yo, yo me pregunto ¿Por qué no?, y miro y busco; evalúo cada una de las posibilidades de decir adiós, pero se abre la puerta de la realidad y esa vos me arranca de los brazos del suicidio y me visto de cobarde, aunque sigo preguntándome ¿Por qué no? 
Aunque sigo buscando formas de decir adiós, temo despedirme. 
Es horrible saber que te quieren vivo y vos te crees muerto, es horrible proyectar y no poder ir a ningún lado. 
Saber que esas sombras que me persiguen vayan matándome poco a poco y disfruten arañándome el alma. 
Es difícil saber que ninguna de tus verdades no son tomadas en cuenta, que cada palabra cierta, salida del corazón, arrancada a la fuerza sea recibida con caras amargas y no sea escuchada como un grito desesperado que pide ayuda.
La demencia me traslado a un mundo donde reina el silencio, se vive en el egoísmo y egocentrismo. 
¿Nos hicieron mudos?, ¿nos hicieron ciegos? 
NO. Nos volvieron mudos, nos creyeron ciegos. 
Entones me pregunto, ¿Por qué no? 
Conozco la respuesta, porque tengo una misión, porque esas voces no me gobiernan, porque prefiero ser yo y no ellas. 
Porque tengo vida, porque tengo sentimientos. 
Porque me dieron labios que ansían gritar y ojos para mirar, porque me dieron vida para accionar hoy no me van a callar. 
Entonces digo, basta ya de ser mudos, canten conmigo, cantemos juntos.

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly